Se cumple el décimo aniversario de la detención de Kim Dotcom, el fundador del clausurado portal de descargas Megaupload. Dotcom fue detenido el 20 de enero de 2012 junto a tres exsocios en un operativo promovido por el FBI estadounidense y fueron acusados de 13 delitos, incluidos los de piratería informática, crimen organizado y lavado de dinero.

Pero, ¿por qué recordamos el fin de Megaupload y la detención de su fundador? Porque marcó un antes y un después para las descargas directas en Internet.

El portal que cambió para siempre las descargas online

Actualmente, estamos acostumbrados a estar suscritos a diferentes plataformas de Internet en las que tenemos acceso ilimitado a películas y series de todo tipo, pero, antes de la llegada de los servicios de streaming, la distribución no autorizada de contenidos estaba en la mayoría de las descargas de los usuarios.

Se nos vienen a la cabeza plataformas como eMule, Bittorent, RapidShare y poco después, en 2005, llegaba Megaupload y sus descargas directas. Fue entonces cuando surgieron otras páginas web que intentaban competir con ésta y nacían comunidades de usuarios que compartían contenidos descargados.

El consumo a la carta del usuario

El consumo a la carta llegaba poco a poco a nuestras vidas pero, según Lucía González, managing director de Labelium Play la pandemia “ha acelerado el proceso”. El consumo pasivo de televisión tradicional ha ido perdiendo usuarios que, a su vez, han hecho que aumente de forma acelerada la demanda de plataformas con contenido variado y a demanda en un mismo espacio. Todo ello para que el usuario tenga la opción de elegir lo que quiere ver en un determinado momento y de forma instantánea.

Un hecho que ha llevado a que la Smart TV sea la reina entre los dispositivos que permiten almacenar varias aplicaciones a la vez.

Sin embargo, aunque hablemos de descargas y plataformas no debemos olvidar que el consumo de películas en casa tiene su origen en el videoclub que ha evolucionado de tal manera que, actualmente, películas que están en taquilla pueden verse en este tipo de plataformas por un módico precio en el lugar y el momento que el usuario elija.

La clave de estas plataformas

En España, el 57% de los hogares tiene Smart TV y el 49% de los usuarios conectan habitualmente con Internet para hacer uso de plataformas de películas y series.

YouTube es la plataforma que, a día de hoy, más usuarios tiene en nuestro país. La media que los españoles pasan en ella es de 36 minutos al día. Y es que, según Lucía González, el vídeo ha tenido un auge brutal que ha influenciado otro tipo de aplicaciones como, por ejemplo, Twitch.

Pero, ¿cuáles son las claves para que los usuarios elijan estas plataformas por delante de la televisión tradicional o incluso del cine?

  • La variedad de contenidos para elegir.
  • Facilidad e inmediatez. Ya no es necesario esperar una descarga para tener acceso al contenido.
  • El contenido sigue la tendencia del mercado actual para llegar al usuario.
  • Son mucho más seguras, ya que no corres el riesgo de que un virus entre con la descarga.
  • Precios asequibles.

El descenso de la piratería y las TOP del mercado

Durante el periodo de 2015 a 2018 la piratería descendió un 12%. Esto se debe a que las plataformas legales ofrecen un paquete de ‘todo’ a precios al alcance de la mayoría y de forma segura.

Las plataformas que más responden a estas características y que en España tienen mayor cantidad de usuarios son:

Sin embargo, son muchas las que ya se van poniendo a la cola de las anteriores porque algunas fracasarán o perderán seguidores pero, según la tendencia, surgirán plataformas nuevas en las que poder disfrutar de pelis y series.

El modelo de negocio de Megaupload

Gratuitamente podías subir archivos de hasta 250 MB, y para descargar uno de esos archivos tenías que esperar entre 30 y 60 segundos a una velocidad limitada, también había un límite de descargas diario. De forma opcional, podías pagar por una cuenta premium que te permitía subir archivos de hasta 2 GB y no tener que esperar para descargarlos.

Megaupload se presentaba como un servicio para poder compartir archivos grandes que no podían enviarse mediante correo electrónico ordinario, como por ejemplo vídeos personales. Es decir, de cara al exterior, se vendía como un servicio similar al actual WeTransfer, pero, en realidad, muchos usuarios utilizaban el portal para compartir películas y series, incluso algunas retiradas por copyright.

Concretando, antes de la popularización de Netflix, fue la época dorada de Megaupload. Incluso llegó a aglutinar varias webs dedicadas a almacenamiento (Megavideo, Megapix, Megabox o Megalive).

A principios de 2012 Megaupload cerró sus puertas y varios de sus empleados fueron detenidos en una operación que llevaba en marcha dos años.

Cómo afectó Megaupload a la industria del cine

Las autoridades estadounidenses creen que los socios de Megaupload consiguieron un beneficio de 175 millones de dólares, es de decir, 160 millones de euros, por, supuestamente, alojar material ilegal.

Muchos miembros de la industria cinematográfica aseguraban que era un servicio donde se alojaban la mayoría de películas pirata, de ahí el afán por su cierre ya que afectaba negativamente, sobre todo, a las películas de mediana y pequeña producción.

Sin embargo, según investigadores de Gestión de Negocios de Munich y la Escuela de Negocios de Copenhague, el cierre de la plataforma afectó negativamente a la industria del cine.

El estudio analizaba los datos semanales de 1.344 películas en 49 países durante un período de cinco años para evaluar el impacto del cierre de Megaupload para las visitas de cine. Los investigadores teorizaron que algunas películas, realmente, se pueden beneficiar de la piratería debido al denominado ‘boca a boca’.

Comparando los ingresos de taquilla antes y después de su cierre muestra que los ingresos totales cayeron. Por lo tanto, estos investigadores consideraron la idea de que la piratería podía actuar como promoción. Los usuarios ven la película pirata a través de estas plataformas e informan a sus amigos sobre ellas, quienes sí deciden pagar por una entrada de cine.

Por otro lado, el mismo estudio aseguraba que este efecto no se produce en las superproducciones de Hollywood. Tras el cierre de Megaupload, los ingresos en taquilla de estas películas sufrieron un aumento.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic