La capital ofrece multitud de opciones turísticas para todo tipo de visitantes y puede que la mayoría sean de sobra conocidas. La Gran Vía, la Plaza Mayor, el Museo del Prado, El Retiro, el histórico barrio de los Austrias, el Palacio Real, la Catedral de la Almudena o la popular Puerta de Sol. Sin embargo, más allá de los destinos más turísticos, Madrid esconde cientos de lugares que pueden pasar desapercibidos para muchas personas y que merece la pena visitar.

La ciudad de Madrid tiene parques emblemáticos y únicos que son visitados cada año por miles de turistas. Sin embargo, en el Madrid más desconocido para el viajero, uno de los lugares con un encanto especial es este parque situado en Alameda de Osuna.

Es uno de los parques más atractivos de la ciudad y más desconocido. Fue creado en 1784 por los Duques de Osuna y alberga una gran cantidad de “riqueza botánica, escultórica y artística”, tal y como destacan en la página oficial de Turismo de Madrid. Además, esconde un secreto: el famoso búnker de la Posición Jaca de la época de la Guerra Civil, al que puedes acceder con una visita guiada.

Otro destino histórico y menos conocido es el famoso Panteón de los Hombres Ilustres, situado en el claustro de la Basílica de Nuestra Señora de Atocha. Es considerado como Bien de Interés Cultural al representar una parte muy relevante de la historia de España.

Este monumento sirve como reposo de personajes de la historia política y militar como Cánovas del Castillo, Antonio de los Ríos Rosas o José de Palafox. La entrada es gratuita y está relativamente cerca de la estación de Atocha.

Para todos aquellos aficionados a las antiguas historias y leyendas, la antigua estación de Chamberí es una visita obligada. Gracias a que se convirtió hace unos años en un museo, puedes viajar en el tiempo y ver cómo era la ciudad de Madrid hace décadas. La estación de Chamberí fue inaugurada en 1919 y dejó de estar en funcionamiento en 1966, aunque conserva gran parte de sus elementos originales.

¿Cuántas veces has paseado por El Retiro y no te has fijado en esta peculiar estatua? Tal y como detalla la web de Turismo de Madrid, se trata de una fuente que representa al Ángel Caído cuando es expulsado del paraíso. Es una obra de Ricardo Bellver esculpida en 1878 adquirida posteriormente por el Ayuntamiento de Madrid.

Otro lugar poco conocido, incluso por los propios madrileños. Se trata de una ermita situada en el distrito de Moncloa-Aravaca que alberga, nada más y nada menos, magníficas obras de Francisco de Goya pintadas a finales del siglo XVIII.

Fue declarada Monumento Nacional en el año 1905 para su correcta conservación y es el lugar donde está la tumba del famoso artista desde 1919. Por tanto, si eres un amante del arte y quieres disfrutar de los frescos de Goya, es una parada esencial en tu visita a Madrid.

Un rincón verde abierto de forma gratuita a todos los transeúntes, pero difícil de encontrar. El Jardín del Príncipe de Anglona se creó en torno al año 1750 y “es uno de los pocos jardines nobiliarios del XVIII que se conservan”, destaca el portal de Turismo. Tiene más de 800 metros cuadrados y conserva el trazado neoclásico. Aunque es bastante céntrico, a menudo no es visible al estar oculto por altas tapias. Se encuentra en la parte baja de la plaza de la Paja en el barrio de La Latina. Sin duda, un pequeño oasis donde descansar y leer un buen libro.

Madrid está lleno de míticos restaurantes que ofrecen la mejor gastronomía de la región pero, ¿sabías que alberga uno de los restaurantes más antiguos de todo el globo? El restaurante Botín fue fundado en 1725 por Cándido Remis, sobrino de la esposa del cocinero francés Jean Botín. Por este lugar han pasado escritores de la talla de Benito Pérez Galdos, Hemingway y Gómez de la Serna. Está situado en la Calle de los Cuchilleros, en el centro de la ciudad.

Ver esta publicación en Instagram

VOLVEMOS EL 1 DE JULIO. El próximo día 1 de julio, Botín reabrirá sus puertas. En casi 300 años de historia, nunca habíamos dejado de atender a nuestros clientes, pero una causa de fuerza mayor como es la terrible pandemia que está asolando al mundo, nos ha obligado a hacerlo por primera vez y con profunda tristeza. A pesar de todo, durante este tiempo en que hemos permanecido cerrados, hemos mantenido encendido, como gesto simbólico, nuestro viejo horno de leña. Han sido meses difíciles para todos, en especial para aquellos a los que el virus ha tocado de cerca y han padecido la enfermedad o la pérdida de un ser querido. A ellos, especialmente, la familia Botín quiere hacerles llegar todo nuestro apoyo y cariño. Aún la situación sigue siendo delicada y lo será mientras no se encuentre una vacuna o un remedio eficaz contra el virus, pero las cosas han mejorado notablemente y, siempre desde la prudencia, la situación nos permite reanudar la actividad. Precisamente, hemos retrasado nuestra apertura porque hemos estado preparando nuestro local y formando a nuestro personal para que todos aquellos que nos visiten disfruten la experiencia Botín como siempre y, sobre todo, se sientan seguros. Asesorados por expertos y siguiendo las premisas del Ministerio de Sanidad, hemos conseguido hacer de Botín un espacio seguro frente al virus del COVID-19. Estamos trabajando para conseguir que, en la mayor brevedad posible y tan pronto se cuente con los permisos correspondientes, Botín emplace, frente a su fachada de la calle Cuchilleros, una pequeña y agradable terraza donde nuestros clientes podrán disfrutar del cálido verano madrileño. A partir del 1 de julio, volvemos cargados de ilusión y de esperanza en que, pronto, todo esto sea, sólo, un mal recuerdo. #botin #1725 #recordguinness #volvemos #restaurantesmadrid #tradicion #calidad #buenservicio

Una publicación compartida de Restaurante Casa Botin (@casabotin) el

Seguro que has pasado por la popular Plaza de la Villa andando por Madrid y no te has percatado de que allí se encuentra uno de los edificios civiles más antiguos de la ciudad. La Torre y casa de los Lujanes, situada en el famoso barrio de los Austrias, es una de las casas más antiguas construida en torno al siglo XV. Ahora es la sede de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y se encuentra muy cerca de la Plaza Mayor.

Ver esta publicación en Instagram

Lembrando do sol.

Una publicación compartida de Raquel Sordi (@raquelsordi) el

Otra opción más alternativa y vanguardista es La Neomudéjar, un espacio artístico destinado a la innovación y que resulta desconocido para muchos turistas e incluso para la población local. Esta cerca de la estación de Atocha y acoge exposiciones, festivales, coloquios y obras artísticas.

Situada en el barrio de Lavapiés, se trata de una iglesia que actualmente es una de las sedes de la UNED y que fue escenario de la Guerra Civil. Actualmente se conserva de forma parcial en ruinas y fue el primer colegio de la capital de la orden de los Escolapios fundado en 1729.

Ver esta publicación en Instagram

Seguimos buscando #LibrosEnMadrid 📚. Hoy desde la biblioteca de las Escuelas Pías 📍. Un espacio mágico, justo al lado del Mercado de San Fernando, donde puedes acabar el día tomándote unas tapas 🌮🍜. 📸: @monsterhoms ____________________________ We keep looking for #BooksinMadrid 📚. Today we are at Escuelas Pías library 📍. A magical place next to the ‘Mercado de San Fernando’, the perfect spot for you to finish the day having some tapas 🌮🍜. #VisitaMadrid #VisitMadrid #madrid #madridspain #architecture #design #archilovers #building #architecturephotography #travel #travelphotography #madridspain #beautifuldestinations #bestplacestogo

Una publicación compartida de Visit Madrid (@visita_madrid) el

Get Free Traffic