Las ventas de los asistentes inteligentes en el hogar se han multiplicado en los últimos años y este auge se debe principalmente a las funciones automatizadas que ofrecen. Te permiten interectuar para consultar cualquier información en Internet, realizar llamadas, enviar o recibir emails, hacer la lista de la compra, programar alarmas o recordatorios, comprar productos, pagar facturas e incluso tener un hogar completamente conectado al realizar tareas como encender la luz o controlar la temperatura.

Así, podemos encontrar en el mercado multitud de asistentes virtuales que pueden configurarse en dispositivos específicos y en smartphones. Amazon Echo con Alexa, Google Home con Google Assistant o Apple Homepod con Siri son los más demandados y todos ellos se encargan de interactuar mediante un comando sonoro o visual para ejecutar sus funciones.

Estos asistentes funcionan mediante “tecnologías de reconocimiento automático de voz o ASR (Automatic Speech Recognition), y de comprensión del lenguaje natural o NLU (Natural Language Understanding)”, explica la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

La primera se encarga de que el asistente reconozca la voz de forma pasiva, mientras que la segunda ejecuta la comprensión del mensaje. No obstante, aunque son muchas las ventajas, “también existen diversos riesgos relacionados con el uso de los asistentes inteligentes y los dispositivos conectados a ellos”, advierten.

De esta manera, una de sus grandes desventajas es la privacidad y los ciberdelincuentes aprovechan este riesgo para ejecutar sus ataques. Generalmente se configuran para ser capaces de reconocer la voz de sus propietarios y actuar únicamente al oirla. No obstante, “voces con entonación parecida podrían llegar a interactuar con los asistentes”.

Por consiguiente, los delincuentes podrían acceder a datos personales especialmente relevantes como los bancarios. Además, “puede ser activado sin la clave utilizando palabras o frases que fonéticamente se pronuncien de forma similar”.

Para evitar que estos problemas de seguridad se produzcan, la OSI ofrece una serie de recomendaciones a los usuarios que deben tener en cuenta a la hora de configurar su privacidad:

Get Free Traffic