Es imposible visitar la capital de la República Checa y no caer rendido ante su belleza. Praga es un destino de moda, con infinidad de joyas arquitectónicas y una riqueza cultural apabullante. Tiene tanto que ofrecer que, desde hace unos años, se ha convertido en una de las ciudades más visitadas de Europa. Estas son las 15 razones que demuestran que Praga es uno de los destinos más fascinantes del mundo.

1. Por sus puentes

Praga cuenta con numerosos y bellos puentes sobre el río Moldava. Uno de los más impresionantes es el Puente de Carlos, que atraviesa el río Moldava de la Ciudad Vieja a la Ciudad Pequeña, y es el verdadero símbolo de la ciudad. Déjate seducir por este concurrido lugar y observa cómo la luz del día moldea sus inquietantes estatuas en bronce, que según dicen traen suerte y felicidad a quien las toca. Te encantará el ambiente bohemio de los músicos callejeros. Y si vas a primera hora de la mañana, sin turistas, podrás hacer las mejores fotos. Es en este momento cuando el lugar se torna aún más mágico.

2. Por ser una de las ciudades más elegantes

Merece la pena descubrir Praga alejándote del centro y perdiéndote por su calles. A diferencia de otras ciudades centro europeas, Praga no sufrió grandes desperfectos durante la II Guerra Mundial, con lo que no tuvo que pasar por las reformas de estilo soviético, manteniéndose en la ciudad elegante y majestuosa que sigue siendo hoy.

3. Por ser cuna de escritores

Acércate al Callejón del oro, una pequeña y estrecha calle, de 16 casas pintadas en vivos colores, donde hace siglos residían los alquimistas, y donde después vivieron famosos escritores, entre ellos Franz Kafka.

4. Por su mezcla de estilos

Te enamorará el centro de Praga, configurado como un puzzle arquitectónico en el que caben todos los estilos, desde el gótico al renacentista o al barroco, pero también neoclásico, art nouveau y cubista.

5. Porque los relojes dan las horas al revés

Situado en la pared sur del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja de Praga, el reloj astronómico medieval atrae a los turistas cada vez que da la hora. Es entonces cuando salen las figuras de los doce apóstoles y otros personajes que simbolizan la Vanidad, la Miseria, la Muerte y el Turco. Es uno de los muchos encantos que tiene esta ciudad.

Pero además, en el barrio judío de Josefov, hay un edificio con dos relojes. Uno de los relojes marca las horas con números romanos y el otro tiene una característica muy particular: tiene los números en hebreo y sus manecillas giran en sentido contrario, hacia la izquierda, con lo que da las horas al revés.

6. Por la belleza del barrio de Malá Strana

Toda la belleza de Praga se podría resumir en este barrio situado a los pies del imponente Castillo de Praga, uno de los más antiguos de la ciudad. Aquí se encuentra la iglesia barroca de San Nicolás (su cúpula se divisa desde ambos lados del río) y el muro homenaje a John Lennon, decorado con graffities inspirados en el cantante y en los Beatles. Piérdete por sus callejuelas empedradas, donde se alternan las casas antiguas con bellos palacios.

7. Por su castillo sacado de un cuento

Es uno de los monumentos que hacen que esta ciudad parezca sacada de un verdadero cuento. En la plaza del Castillo podrás disfrutar de un mirador con unas vistas increibles sobre la vieja ciudad.

8. Por la desconcertante casa danzante

Situada junto al río Moldava y el puente Jiráskuv, la casa danzante es un edificio deconstructivista con una arquitectura totalmente impactante, inspirada en los movimientos de Fred Astaire y Ginger Rogers. Construido después de la Revolución de 1989, sus dos partes diferenciadas simbolizan el pasado totalitario y el futuro libre de la República Checa. Merece la pena disfrutar de las vistas desde su azotea, y mejor, al atardecer.

9. Porque no hay nada más romántico que sus terrazas

Praga está llena de terrazas, pero a nosotros nos encantan sobre todo las que se encuentran a orillas del río, donde se puede parar a tomar una cerveza mientras se disfruta de las mejores panorámicas de la ciudad. ¿Se te ocurre un plan más romántico?

10. Por la espectacularidad de la plaza de la Ciudad Vieja

Es una de las plazas más bellas de centroeuropa. A su alrededor encontrarás callejuelas llenas de tiendas y restaurantes donde merece la pena perderse.

11. Por sus históricos cafés

Hay muchos cafés para visitar y cada uno con su propio encanto. Pero hay dos que queremos recomendarte: el Café Louvre, donde cuentan que Kafka y Einstein jugaban al ajedrez, y el Grand Café Orient, de estilo cubista.

12. Porque hasta los cementerios son bonitos

Praga es una ciudad muy especial, y esto se refleja hasta en sus cementerios. Cerca de la Torre de la Pólvora (Prasná Brána) está el barrio Josefov, donde se puede ver el Viejo Cementerio Judío, la Sinagoga de Klausen y el Ayuntamiento. Es el conjunto de edificios hebreos mejor conservado del mundo.

13. Por su gastronomía

La gastronomía de la República Checa es muy variada, además de desconocida. Te recomendamos probar sus tradicionales ‘gulash’ y la Kulajda (una sopa ligeramente agria). Y si eres fans de lo dulce, caerás rendido ante los trdelník, una masa con azucar y canela enrollada que se puede rellenar con lo que quieras. La venden por todos los lados.

14. Y sí, también por su cerveza artesanal

Visitar el templo de la cerveza Pilsen. En el mítico restaurante y cervecería U Fleku te servirán una jarra de medio litro de cerveza, que podrás saborear mientras disfrutas de los cánticos checos con los que ambientan el local.

15. Porque tiene una colina donde peregrinan los amantes

¿Sabías que Praga cuenta con un lugar de peregrinaje para los enamorados? Se trata de la colina de Petrín, un cerro que se extiende por la orilla izquierda del río Moldava, y que además tiene una mini Torre Eiffel en lo alto. Es el 1 de mayo cuando las parejas acuden a este lugar para visitar la estatua del poeta checo Karel Hynek Mácha. Un relajante espacio natural donde disfrutar de unas vistas maravillosas de la ciudad.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Get Free Traffic