A lo largo y ancho de nuestro país se pueden encontrar numerosos espacios que bien merecen la calificación de Monumento Nacional y donde poder disfrutar de increíbles paisajes, colores, fauna y flora. Es lo que ocurre en las Secuoyas del Monte Cabezón, en Cantabria.

Este bosque aúna un total de 2,5 hectáreas que poseen 848 ejemplares de secuoyas, con una altura media de 36 metros y un perímetro medio de 1,6 metros, así como 25 pies de Pinus radiata, según los datos en la web oficial de turismo de Cantabria.

Esta zona, que se incluye en el paraje de Monte Las Navas, en el Monte Cabezón, en Cabezón de la Sal, está considerado como Monumento Natural e incluido en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria.

Hoy en día, las Secuoyas del Monte Cabezón han quedado como un vestigio de esa época y ofrecen al visitante una imponente imagen en la CA-135 que une las localidades de Cabezón de la Sal y Comillas, donde puede hacerse una ruta circular de 2 kilómetros.

Esta corta ruta, perfecta para hacer en familia, permite disfrutar de un entorno natural y contemplar los ejemplares de secuoyas. Además, una parte del recorrido está adaptado y hay un aparcamiento junto al acceso de esta plantación.

Get Free Traffic