Internet ha conseguido que en los últimos años nuestras vidas sean más sencillas, llegándose a convertir en una herramienta esencial en el día a día. Aparte de sus grandes ventajas también presenta algún inconveniente porque estamos expuestos a numerosos riesgos como las estafas o los robos de datos.

La mayoría de estos fraudes solo tienen un único objetivo, quieren obtener un beneficio económico a través de la suplantación de identidad, aplicaciones maliciosas, estafas de compra-venta o enlaces con virus. Si no quieres caer en la trampa, sigue leyendo la noticia para velar por tu seguridad.

Bizum se está convirtiendo en la aplicación más demanda por los usuarios para mandar o recibir dinero por parte de sus amigos o familiares, dejando de lado las tradicionales transferencias que suelen tardar varios días en llegar. Debido a la gran popularidad, los ciberdelincuentes han empezado a realizar estafas que en ocasiones son difíciles de detectar, por ende, pueden robarte el dinero sin que te des cuenta.

Los falsos compradores se han vuelto virales por el proceso de compra-venta a través de Internet. Estos estafadores localizan al usuario que pone a la venta un producto, el supuesto comprador se pone en contacto pagar una señal en ‘concepto de reserva’ a través de Bizum. El vendedor, que acepta sin pensarlo, recibe del comprador una solicitud de dinero, así pues, el estafador ha recibido el importe que pedía.

Otro de los timos más recurrentes son los ingresos falsos de la Seguridad Social. A través de WhatsApp o SMS, un supuesto funcionario de la Tesorería General de la Seguridad Social contacta con los usuarios porque deben hacerle un ingreso a través de Bizum. Las primeras víctimas perdieron hasta 300 euros al recibir el mensaje porque se trataba de una solicitud de dinero, no obstante, la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) y la Policía Nacional alertaron de la estafa hace un año.

Parece que Twitter y Bizum se han aliado para engañar a los usuarios. Ahora se ha puesto de moda que los usuarios publiquen sus números de teléfono para pedir colaboración ciudadana, además, este tipo de ‘solicitudes’ son cada vez más fáciles de ejecutar. Ten cuidado con lo que vayas viendo en la aplicación, todo lo que lees no es real.

Los errores y las brechas de seguridad en esta aplicación de mensajería instantánea están empezando a ser más habituales para estafar a los usuarios.

A través de la aplicación se difunden numerosos timos en los que se puede engañar al usuario si les promete algo a cambio, siendo los más comunes los descuentos en Zara, Mercadona e incluso las ofertas de trabajo. Ante este reclamo, las personas solo tienen que rellenar una encuesta o formulario, por consiguiente, los ciberdelincuentes obtienen toda la información personal gracias a la suplantación de identidad de empresas reconocidas.

Otra estafa conocida es ‘QRLJacking’, esta consiste en aprovechar que con dicho código se puede acceder a la versión web de WhatsApp, sin embargo, he de decirte que se trata de una versión fraude que es similar a la original. Con este código QR malicioso, los delincuentes pueden robarnos nuestra cuenta en la app.

Puede resultar increíble, pero es cierto, la función de ‘espiar WhatsApp’ sigue siendo un reclamo entre los usuarios. Atento, no caigas en la trampa, se ha creado una aplicación maliciosa llamada ‘WhatsApp Spy’ que promete espiar los chats de ostros usuarios, en verdad se dedica a robar dinero y datos personales a través de enlaces a webs con malware o solicitando el número de teléfono de su víctima.

¿Has pedido algo por Amazon y de repente te ha llegado un SMS diciendo de dónde puedes recogerlo? No lo abras, se trata de un mensaje de texto en el que se oculta un troyano bancario en el que te pueden llegar a robar todo el dinero de tu cuenta bancaria.

Ransomware, malware, phishing son algunos conceptos que hemos mencionado desde 20BITS para informar a los usuarios de las estafas o virus que pueden nacer de Internet. Ahora ha surgido el término smishing, un intento de fraude a través de un mensaje de texto para obtener información personal y financiera que lleva un enlace o número de teléfono incorporado para activar un supuesto servicio que termina siendo falso.

Algunas entidades bancarias como el Banco Santander ha sufrido suplantación de identidad, ya que los ciberdelincuentes se hacen pasar por una empresa con el fin de robar datos privados, credenciales de acceso o información bancaria.

Para reconocer estos fraudes podrás observar que los mensajes son alarmistas porque anuncian problemas de seguridad, movimientos sospechosos, eliminación de cuentas o desactivación de tarjetas, además, la mayoría suelen estar mal redactados y con faltas de ortografía.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic