Parece que Oracle sí es la “compañía muy muy estadounidense” que se ha llevado el premio a casa. Esta madrugada The Wall Street Journal confirmaba que la empresa tecnológica había ganada la apuesta para comprar TikTok. Horas después CGTN -el canal de noticias en inglés del grupo público de televisión de la República Popular de China- ha negado que la operación fuera a tener lugar.

Finalmente Oracle ha tenido que dar un paso al frente y confirmar lo que se había filtrado: que ha sido elegida por TikTok como “proveedor tecnológico” para sus operaciones en Estados Unidos.

El vaivén de noticias viene probablemente porque, después de meses de idas y venidas, Microsoft -que era una de las favoritas- lanzó este domingo un comunicado oficial informando de que ByteDance les había hecho saber que no les venderían las operaciones de TikTok en EE. UU., noticia que parece que ha provocado la asunción de que la plataforma sería para Oracle.

La confirmación por parte The Wall Street Journal decía lo mismo que el comunicado oficial de Oracle: que esta ha sido seleccionada como “socio tecnológico de confianza”, según “personas familiarizadas con el asunto”. El medio apuntaba que esto es “diferente de una venta directa” y que “parece sugerir que Oracle ayudará a ejecutar las operaciones de TikTok en EE. UU. con sus propias tecnologías en la nube”.

Oracle ha confirmado públicamente la operación después de que el secretario del Tesoro de EE. UU., Steven Mnuchin, asegurara este lunes en una entrevista con la cadena de televisión CNBC de que su departamento estaba examinando la propuesta presentada por Oracle y TikTok, informa Europa Press. Tras ello, presentarán sus conclusiones ante el presidente Trump.

Por su parte, CGTN solo informa de que “ByteDance no venderá las operaciones estadounidenses de TikTok a Microsoft u Oracle, ni la compañía entregará el código fuente a ningún comprador estadounidense”. Por el momento ByteDance, el desarrollador chino de TikTok, se ha negado a comentar sobre este asunto. La información ha sido recogida en España también por la agencia de noticias EFE.

Más allá de esto, por ahora poco se sabe de las condiciones de la compra, además de lo que ya se conocía, como por ejemplo que la transacción no incluye el algoritmo de recomendaciones de TikTok, ya que China anunció hace un par de semanas nuevas restricciones en la exportación de una serie de tecnologías, incluida la relacionada con dicho algoritmo de la app.

Tampoco ha trascendido si se incluirá en el acuerdo a los usuarios de otros países, por lo que el futuro de la aplicación en Europa, Sudamérica o India es todavía incierto.

Sabemos de manera oficial que ByteDance rechazó a Microsoft, la primera empresa en mostrar interés por la app. “ByteDance nos hizo saber hoy que no venderían las operaciones de TikTok en EE. UU. a Microsoft. Confiamos en que nuestra propuesta hubiera sido buena para los usuarios de TikTok, al tiempo que protegía los intereses de seguridad nacional”, decía la compañía tecnológica.

El rechazo de Oracle está todavía por confirmar de manera oficial, pero estas dos no eran las únicas candidatas que habían aparecido sobre la mesa: extrañamente también se barajaban otros nombres como Walmart, que se habría aliado para ello con la compañía fundada por Bill Gates.

También Triller, la aplicación de vídeos cortos que Trump estaba impulsando y tratando de popularizar, ofreció 20.000 millones de dólares -17.000 millones de euros-, junto con la firma de inversión Centricus Asset Management, por las acciones de su rival. Según Reuters, ByteDance negó tener conocimiento de la oferta.

Se llegó a decir incluso que Twitter también andaba al acecho, aunque siempre se daba por sentado que las favoritas eran Microsoft y Oracle -especialmente esta, al contar con el apoyo de Trump… será porque su presidente es un importante donante en la campaña electoral del mandatario-.

Ha sido uno de los culebrones del verano, y no es para menos: primero la Administración de Trump fue soltando pequeñas amenazas sobre el futuro de la app en EE. UU., pero nadie creía que fueran a llegar a cumplirlas hasta que el presidente lanzó un órdago a principios de agosto y dijo a la prensa que TikTok iba a ser prohibida en el país norteamericano, por medio de “poderes económicos de emergencia o una orden ejecutiva”.

Y así lo hizo. El 6 de agosto la Administración emitió una Orden Ejecutiva con la que prohibía cualquier transacción o negocio con ByteDance a partir de 45 días. “Estados Unidos debe tomar acciones agresivas en contra de los propietarios de TikTok para proteger nuestra seguridad nacional”, afirma el texto de la orden ejecutiva. La aplicación se eliminaría en EE. UU. si no cambiaba de manos.

Pronto se sucedieron los candidatos -como decíamos, algunos muy sorprendentes-, pero también las tensiones. TikTok no tardó en reaccionar y denunció al Gobierno de Trump.

La compañía respondió a la orden ejecutiva que le obligaría a marcharse de EE. UU. afirmando que no había “ninguna evidencia que justifique una acción tan extrema” y que se había emitido “sin el debido proceso”.

Después, Kevin Mayer, director ejecutivo de TikTok, presentó su renuncia apenas pocos meses después de asumir este cargo -Mayer se unió a TikTok en junio después de dejar su puesto como jefe de servicios de transmisión de Disney-. “He hecho una reflexión significativa sobre lo que requerirán los cambios estructurales corporativos y lo que significan para el rol global al que me inscribí”, dijo.

Y, por si esto fuera poco, el Gobierno de China se sumó al baile y anunció nuevas restricciones en la exportación de una serie de tecnologías, dificultando más aún la venta de la app. Como explicábamos más arriba, las nuevas reglas, mucho más duras, impedían exportar el algoritmo de recomendaciones de TikTok sin una licencia de las autoridades comerciales locales.

El caso de TikTok es el último episodio del conflicto entre China y EE. UU., que ha pasado del plano comercial al tecnológico -ya lo hemos visto en sus batallas contra Huawei-.

TikTok es la aplicación más descargada del mundo, superando los 700 millones de usuarios en el mundo y los 80 millones de usuarios en el país norteamericano.

La cruzada del presidente contra TikTok, la única red social exitosa que no es estadounidense, ha dejado claro el rechazo de la Administración de Trump hacia el país asiático y sus productos y que la guerra entre China y EE. UU. está en plena ebullición.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic