Mojácar se encuentra en el norte de Almería. Sus tranquilas playas, con todos los servicios y algunas de ellas con bandera azul; los atractivos de su centro histórico; y su gran oferta de alojamientos que cubre todas las necesidades de las familias, hacen de este localidad almeriense un destino perfecto.

Situado en la costa levantina almeriense, Mojácar es un hermoso pueblo que en muchos detalles de su arquitectura parece de otra época. Desde 2013 forma parte de la red Los pueblos más bonitos de España. El Indalo es el sí­mbolo de la ciudad y ya de toda Almerí­a.

El blanco es el protagonista de la arquitectura de Mojácar pueblo. Está formado por viviendas agrupadas, escalonadas, acomodadas a la topografía del terreno adecuándose a la arquitectura tradicional. Las techumbres son planas o de terraza. Desde fuera, el turista no puede visualizar sus laberínticas y empinadas calles.

Se trata del acceso originario a Mojácar. La actual puerta fue reconstruida en el siglo XVI, sobre la original puerta árabe, que se abría en la muralla. Ostenta el Escudo de la ciudad, con el águila bicéfala de la casa de los Austria.

Su airosa arquitectura, revestida por flores y bunganvillas, convierte el lugar en un pintoresco rincón. Era el antiguo aposento del portazgo por su situación aduanera de acceso a la ciudad. Su última reforma fue en el siglo XVIII.

Llamada también atalaya del Peñón o torre de los Diablos, es una torre de vigilancia costera. Se trata de una atalaya nazarí, construida entre los siglos XII y XIV y que se seguiría usando como torre de vigilancia durante el siglo XVI. Fue restaurada el año 2009.

La Plaza es sin duda el punto de encuentro y el corazón de la vida mojaquera. Siempre con ambiente, es un lugar ideal para sentarse a contemplar el atardecer. Asomados a su mirador, del mismo nombre, la vista alcanza un gran valle limitado por las sierras de Cabrera, Bédar y Almagrera.

Desde sus 175 metros de altura se tienen unas espléndidas vistas del litoral. El mirador fue emplazamiento vigía y plaza fuerte, incluso con posterioridad al terremoto que en 1518 destruyó sus murallas. Se conserva el antiguo aljibe, de origen musulmán, que ha sido restaurado.

Se cree que fue una antigua necrópolis árabe. Actualmente se encuentra porticada y queda junto a los muros de la iglesia. En un rincón de la plaza se expone la reproducción exacta de una de las escenas de la Reconquista que se recrean en la sillería del coro de la catedral de Toledo.

Se construyó a finales del siglo XVI, probablemente en el emplazamiento de una antigua mezquita árabe. Cumplió función de culto y de fortaleza, de ahí que esté realizada por grandes sillares de piedra. Su interior es muy sobrio y en el altar hay una pintura realizada en los años 80 por el alemán Michael Sucker, que vivió nueve años en el municipio.

La Torre o Castillo de Macenas es una edificación militar construida en el siglo XVIII para la vigilancia de las costas. Se restauró en los años 90, su aspecto exterior es bueno.

Mojácar cuenta con 17 kilómetros de costa, que van desde su límite con Garrucha hasta Carboneras, cerca ya del Parque Natural de Cabo de Gata. Tenemos playas y calas vírgenes y también esas otras más turísticas, dotadas de servicios. Las calas son las de la Granatilla, Sombrerico y Bordenares. Y las playas: Macenas, del Bancal, de las Ventanicas, Cueva del Lobo, Lance Nuevo, Cantal, Vista de los Ángeles, Piedra de Villazar, Descargador, Marina de la Torre y Rumina y el Palmeral.

Es una de las pedanías mojaqueras que preserva la esencia de autenticidad y además pone la una nota verde sobre el paisaje. Sopalmo, que significa abrigo natural o cueva, ha sido lugar de encuentro de artistas y pintores. Tiene una pequeña ermita construida en el siglo XX.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Get Free Traffic