Leemos Rías Baixas y pensamos en marisco. Es, sin duda, la joya de la gastronomía de la costa de Pontevedra. Estamos en el estuario más grande de Galicia, caracterizado por sus bellas playas y acantilados.

La variedad del marisco de las Rías Baixas es enorme. Desde las ostras, las nécoras, la langosta, el berberecho, la vieira, la navaja, el mejillón, la cigala, el camarón; hasta el percebe, para muchos el verdadero rey del mar en Galicia.

Tal vez estas delicias del mar sean la primera razón para viajar hasta la costa de la provincia de Pontevedra. Pero, cuando lleguemos, descubriremos pronto que los argumentos de las Rias Baixas son muchos más.

El Parque Nacional de las Islas Atlánticas comprende las islas de Ons, Cíes, Sálvora y Cortegada. Desde la ría de Arousa hasta la de Vigo se encadenan estas islas, emergiendo del océano y embelleciendo el paisaje marino con la magia de sus acantilados.

Las tenemos justo en la boca de la ría de Vigo. Están a 14,5 km de la ciudad (apenas 40 minutos de viaje en barco). Son tres islas: Norte o Monteagudo, Del Medio o do Faro y Sur o San Martín. Las dos primeras se encuentran unidas artificialmente por una escollera y naturalmente por el arenal de la Playa de Rodas.

En 2007 el periódico británico The Guardian eligió la playa de Rodas como la mejor playa del mundo. Su belleza es inigualable. Esta playa de arena blanca tiene más de un kilómetro de longitud y está rodeada de dunas.

Un lugar mágico que merece la pena visitar por sus aguas termales y por estar en un recóndito enclave natural, en mitad de la montaña. Si te gusta el senderismo, una alternativa es realizar una ruta por la Serra da Groba, entre valles y cuencas de ríos, para ver cómo se forman estas increíbles pozas.

Es la capital del turismo en la región. Los más de 4 kilómetros de arenal que responde al nombre de A Lanzada, se divide entre O Grove y Sanxenxo, siendo uno de los más visitados de Galicia. Su puerto es el centro del turismo náutico. De su humilde pasado pesquero queda huella en el barrio de los pescadores, así como en las afueras.

Lo mismo sucede en este cercano núcleo marinero de similares características. El tipismo de su puerto hace de este uno de los rincones con mayor encanto de las Rías Baixas.

Se encuentra a escasa distancia del casco antiguo de Portonovo. Gracias a su entorno semiurbano, se puede disfrutar de un relajado día en la playa mientras se hace turismo por este municipio de las Rías Baixas.

Tiene uno de los mejores conjuntos de hórreos y cruceiros de la comunidad. Se trata respectivamente de graneros y cruces de piedra sobre un pilar, típicas gallegas. Cerca está el Monasterio de Poio y más arriba el de Armenteira, ambos edificios de leyenda.

Cada vez atrae más a los amantes de la naturaleza y el senderismo, ya que ofrece una gran cantidad de rutas para disfrutar del paisaje, sobre todo, en esta época otoñal del año. Así, Roteiros de Lalín, ofrece diferentes rutas señalizadas, entre las que se encuentra la de Muíño do Rego de Lamas.

Es uno de los restos de pueblos prerromanos que se pueden encontrar en España. Está en el municipio pontevedrés de La Guardia. Este lugar arqueológico es el más emblemático y visitado de los castros gallegos y está declarado Monumento Histórico Artístico Nacional.

Get Free Traffic