Por su gran valor histórico y cultural, por su ambiente, su gastronomía y su clima, Sevilla es una de las ciudades españolas que más turistas recibe. Para un turista extranjero que visita España la capital hispalense es una parada obligada.

Sus atractivos son muchos… ya lo vimos. Pero si nuestra estancia en Sevilla es larga, debemos aprovechar para ver algunos de los tesoros que quedan a menos de una hora de la capital andaluza. Estos diez que siguen son solo un buen ejemplo.

En Santiponce (a escasos 15 km de Sevilla), se encuentran los restos de la antigua ciudad romana de Itálica (206 a.C.), de la que podemos ver su anfiteatro romano y parte del trazado de sus calles. Las ruinas de la antigua ciudad romana cuna de Trajano son monumento nacional desde 1912 y ahora se intenta que la Unesco las incluya en su lista de Patrimonio Mundial.

A solo 30 kilómetros de Sevilla, es un buen destino para saborear su historia, una de las más antiguas de Andalucía. Carmona se levanta en plena campiña sevillana. Iglesias, palacios y murallas forman parte del importante patrimonio artístico que alberga su casco histórico, dominado por la imponente imagen de su fortaleza de origen árabe, el Alcázar del Rey Don Pedro.

Al Sureste de la provincia de Sevilla, Osuna limita, entre otros, con Écija y Estepa. Es un claro exponente del Renacimiento español, lo que habla a las claras de su belleza monumental. Dos de sus imprescindibles son la Colegiata de Osuna y el Coto Las Canteras (en la foto). De los atractivos de Osuna supieron hasta los creadores de Juego de tronos, que colocaron la arena de esclavos de Mereen en su plaza de toros.

Es una población serrana de tradición agrícola y ganadera, con la cría de cerdos y ovejas, producción de vinos y aguardientes. Poblada desde la antigüedad al ser zona minera, dejaron aquí su huella romanos y árabes. Hay que pasearla disfrutando de sus viviendas serranas, donde destaca la Plaza Mayor junto La Parroquia de Nª Srª de la Consolación. En los últimos años se ha convertido en centro de turismo rural del parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla.

Ciudad de grandiosas torres y cúpulas barrocas, su zona monumental invita al visitante a pasear por sus plazas y calles, y entrar en sus palacios, iglesias y conventos. De sus palacios destacan el de Peñaflor, el de Benamejí, sede actual del Museo Histórico Municipal, el de Valdehermoso y el de Santaella. De sus iglesias, la de Santiago, la de Santa Cruz o la de los Descalzos (en la foto), aunque los ecijanos le tienen especial cariño a la de San Juan, cuya torre barroca es la más emblemática de la localidad.

Es una localidad de sencilla arquitectura popular con fachadas pintadas de cal blanca y patios adornados de flores. Sus calles están salpicadas de casas señoriales y notables edificios públicos y religiosos.

Puede presumir de un enorme legado cultural de fama internacional. Su triada virtuosa la forman el flamenco, el vino y los caballos cartujanos. Pero además por sus propios méritos, Jerez es un perfecto lugar para hospedarse y disfrutar de algunos de los mejores pueblos de la costa y la serranía andaluza.

Un poco más allá de Jerez encontramos este pueblo blanco, en la cima de una colina en la Sierra de Cádiz. Además de visitar diversas iglesias y monumentos, es imprescindible visitar el castillo, una fortaleza reformada entre los siglos XIV y XV que durante el periodo musulmán fue alcázar militar.

A 1331 metros de altura, sobre las faltas de la Sierra de Jaral, este municipio de fundación musulmana ofrece a quienes lo visiten atractivos como el castillo del siglo XII, la Torre del Homenaje y los restos de la villa medieval y sus murallas.

En Huelva, a escasos 60 kilómetros de la frontera con Portugal, encontramos una pequeña joya rural con un tesoro en su interior, el castillo de Sancho IV. Además de valor histórico, Cortegana tiene riqueza natural. El municipio está en plena sierra de Aracena rodeada de valles repletos de alcornoques y castaños.

Get Free Traffic