La Agencia India de Investigación Espacial (ISRO con sus siglas en inglés) ha explicado que su sonda espacial Chandrayaan-2 tuvo que esquivar la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA el mes pasado. Las dos agencias espaciales sabían que las sondas pasarían muy próximas entre ellas el 20 de octubre cerca de la zona norte de la Luna y, para evitar dificultades, decidieron que “Chardrayaan-2 realizase una maniobra evasiva”.

Durante la semana antes de la conjunción, los análisis de ISRO y del JPL/NASA mostraron consistentemente que la separación radial entre las dos naves espaciales sería de menos de 100 metros y que la distancia de aproximación más cercana sería de solo 3 kilómetros”, aseguran desde la ISRO.

Al comprobar que las órbitas de ambas sondas iban a encontrarse peligrosamente cerca, la NASA y la ISRO optaron por desplazar la órbita de la sonda india para evitar cualquier posible impacto. La agencia confirma que Chardrayaan-2 logró cambiar su rumbo sin ningún contratiempo.

La maniobra de la sonda de la ISRO se realizó el 18 de octubre, es decir, dos días antes de que la posible colisión ocurriese. Mediante esta medida, las misiones de ambas misiones pudieron continuar su curso con total normalidad.

Concretamente, la misión de la sonda india y la Lunar Reconnaissance Orbiter están llevando a cabo actualmente un estudio del polo sur lunar. Esta zona del satélite natural de la Tierra se cree que cuenta con una gran cantidad de agua helada.

Varios expertos coinciden en pensar que, de cumplirse las predicciones de la existencia de agua helada en esta parte de la Luna, podría ser uno de los mejores lugares de nuestro satélite natural en el que construir una base permanente.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic