Una vez más, el Algarve portugués ha sido distinguido como el Mejor Destino de Playa de Europa en los World Travel Awards 2020, algo así como los óscars del turismo. Es la séptima vez que el sur de Portugal se alza con este reconocimiento (la sexta consecutiva), algo que ningún otro destino ha conseguido hasta la fecha.

Los argumentos del Algarve para haber logrado esta distinción (en 2013, 2015, 2016, 2017, 2018, 2019 y 2020) son la belleza y la diversidad de sus playas, las muchas horas de sol y los cielos despejados que se disfrutan durante todo el año, y las condiciones óptimas para la práctica de diversas actividades y deportes de agua.

Hay que añadir que son 200 kilómetros de costa, más de 115 preciosas playas, 87 con bandera azul, 48 playas con accesos para personas con movilidad reducida, además de la implementación de buenas prácticas ambientales y la existencia de infraestructuras y servicios de calidad reconocida. Y un poco más adentro, sus pueblos blancos, su gastronomía mediterránea y el afable carácter portugués.

Ya es mucho, pero es que, además, la actual situación por culpa de la Covid pone en valor un atractivo del Algarve: su abundancia en playas tranquilas. Un sueño hecho realidad ahora que la distancia social se ha convertido en una necesidad. Hablamos, en concreto, de la Costa Vicentina, la costa oeste del Algarve. Es la menos frecuentada por el turismo, por tratarse de playas apartadas y menos accesibles.

La climatología juega a su favor. El Algarve es de esos destinos destinos con playa donde es verano en abril. En el tramo de costa más salvaje de esta región del sur de Portugal, durante los meses de primavera, los viajeros disfrutan de la increíble experiencia de pasear por senderos que asoman a acantilados, bordeando lagunas y calas, rodeados por orquídeas salvajes.

Y hacia el interior, sus rutas para los más andarines. El año pasado, los Siete Valles Colgantes, en Lagoa, fue elegido mejor recorrido de Europa para practicar senderismo. Esta ruta de 5,7 kilómetros, que discurre en una línea casi continua por acantilados y une las playas de Vale Centeanes y de Marinha.

Get Free Traffic