El avión más grande del mundo, desarrollado por Stratolaunch, ha alzado el vuelo por segunda vez dos años después de su primer viaje aéreo. Este medio de transporte no está fabricado para llevar a personas o mercancías en su interior: se ha construido con la intención de lanzar vehículos hipersónicos desde el aire.

Este portaaviones está propulsado por 6 motores y tiene una extensión de 117 metros de envergadura. Este jueves ha sido capaz de sobrevolar el desierto de Mojave (California) durante 3 horas y 14 minutos, unos 44 minutos más que en su primer vuelo. Stratolaunch publicó en Twitter un vídeo del despegue del avión, apodado ‘Roc’, en el Puerto Aéreo y Espacial del desierto junto a las palabras “¡estamos en el aire!”.

Asimismo, la empresa compartió otro vídeo del avión gigante realizando maniobras de prueba de vuelo:

Según ha explicado para Engadget el Dr. Daniel R. Millman, director de tecnología de la compañía, Stratolaunch está mejorando la capacidad de EE. UU. para ser “un líder mundial en el mercado hipersónico”. La empresa describe a Roc como “una plataforma de lanzamiento revolucionaria para vehículos hipersónicos y aeroespaciales”.

En un principio, el portaaviones estaba destinado a ayudar a lanzar cargas útiles en órbita y, de momento, siguen teniendo la intención de que el acceso al espacio sea “conveniente, asequible y rutinario”. Sin embargo, en la actualidad, Stratolaunch está trabajando en pruebas e investigaciones para que Roc sea capaz de ser útil en el lanzamiento de aviones capaces de romper la barrera del sonido.

Por el momento, las dos pruebas de vuelo realizadas han sido exitosas y el Departamento de Defensa de Estados Unidos tienen especial interés en probar este tipo de aviones y los distintos materiales que se emplean. Ahora, solo queda esperar a comprobar cómo avanzan las pruebas y los posibles usos que se le podrá dar a Roc.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic