El Parlamento de Portugal aprobó el pasado 5 de noviembre su nueva Ley del Teletrabajo. Entre otras cosas, dicha normativa regula la desconexión digital y señala que los empresarios deben abstenerse de contactar con los empleados fuera de su horario laboral. De hecho, los trabajadores portugueses pueden denunciar a su compañía si su superior les escribe en su tiempo de ocio.

Nuestro país también reconoce esta necesidad de descanso: en 2018, cuando el 51% de los trabajadores españoles admitía contestar llamadas o correos electrónicos en su tiempo libre, se puso en marcha la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, cuyo artículo 88 fijaba que los empleados tienen el derecho a no recibir comunicaciones relacionadas con su trabajo fuera de su horario laboral -de hecho, obliga a las empresas a desarrollar un protocolo de desconexión digital-.

Y este mismo año, en el contexto de la expansión del teletrabajo, el Ejecutivo profundizó un poco más en este derecho a través del artículo 18 de la ley 19/2021 de trabajo a distancia.

No obstante, la realidad es que, a pesar de la regulación, que establece que el profesional no está obligado a contestar WhatsApp, emails o llamadas más allá de su jornada de trabajo, “el porcentaje de empleados que aseguran no poder desconectar digitalmente no ha dejado de crecer en los últimos tres años”. Así de tajante es Mónica Pérez, directora de Comunicación y Estudios de InfoJobs, a la hora de valorar esta problemática situación, a la cual la crisis sanitaria no le ha favorecido en absoluto: “Evidentemente, las circunstancias laborales derivadas de la irrupción de la pandemia y la implementación del teletrabajo han supuesto un cambio importante en la vida profesional y familiar de buena parte de la población activa y, por supuesto, también han contribuido a disparar la falta de desconexión en el ámbito laboral”.

A diferencia de nuestros vecinos lusos, en España la ley para preservar la desconexión del trabajador no es tan taxativa: la regulación española sanciona como infracciones graves o muy graves las conductas reiteradas de comunicación fuera del horario laboral, mientras que la portuguesa sanciona el mero hecho de que la Dirección mande ese mismo correo o WhatsApp a no ser que se trate de un caso de fuerza mayor.

Es decir, nuestra ley reconoce “el derecho a no responder las llamadas, mensajes o correos recibidos fuera de la jornada de trabajo”, pero no impide a la empresa poder enviarlos, ya que no la ‘castiga’ por ello.

Esto se debe, entre otras cosas, a que aquí el cierre de los acuerdos de los horarios no deja de ser un acuerdo individual, aunque el marco sea el convenio colectivo. “La regulación española permite a los trabajadores no responder correos o mensajes fuera de su horario laboral con el objetivo de garantizar y potenciar la conciliación de la vida personal y laboral. Sin embargo, por otro lado, está en manos del trabajador pactar los horarios y las fórmulas del teletrabajo frente a la empresa”, afirma Pérez. Así pues, “que se cumpla este derecho también depende de las políticas internas de las propias organizaciones”.

Tal como indican los últimos datos del Informe de Desconexión Digital de InfoJobs, actualmente el 82% de los trabajadores españoles responde llamadas o emails fuera del horario laboral, mientras que antes de la que estallara la crisis sanitaria -concretamente febrero de 2020- este mismo porcentaje era del 63%. Para hacernos una idea del impacto, entonces en solo tres meses esta cifra subió 7 puntos, rozando así en junio el 70%.

No obstante, ese no es el mayor de los problemas. Todavía más alarmante es que, según el estudio de InfoJobs, casi 1 de cada 2 trabajadores españoles señala que no desconecta porque se siente en la obligación de responder, mientras que el 36% afirma que su puesto de trabajo así lo requiere. El 74% contesta también llamadas o correos durante las vacaciones o fines de semana.

En España 6 de cada 10 compañías reconocen que no llevan a cabo ninguna medida para fomentar la desconexión digital de sus empleados, más allá de puntuales acuerdos con los empleados y responsables. Por lo tanto, la solución a este problema no pasa únicamente por revisar la regulación existente y establecer nuevos mecanismos de control, sino también por el impulso de un cambio de mentalidad dentro de las empresas”, añade la directora de Comunicación y Estudios de InfoJobs.

Esta tendencia a la ‘supradisponibilidad’ se está convirtiendo en un problema social. “Pensar que estar conectados al trabajo durante más tiempo nos hace más productivos es sin lugar a duda un error. Según el Informe sobre la Salud Mental y los Beneficios Laborales que hemos publicado hace poco, los resultados muestran que 1 de cada 2 problemas de salud mental de la población ocupada en España está relacionado directamente con el trabajo. Estos datos contrastan con el hecho de que, a partir del año que viene, la OMS reconocerá el denominado síndrome del burnout -síndrome del trabajador quemado- como enfermedad, siendo motivo de baja laboral. Además, durante el último año, 1 de cada 4 trabajadores (27%) afirma haber sufrido algún problema o sintomatología relacionada con la salud mental”, subraya Pérez.

En este sentido, no saber o no poder desconectar del trabajo “puede traer consigo muchas consecuencias negativas para la salud de los trabajadores”, indica la experta. “En muchos casos, provoca altas dosis de insatisfacción y de frustración personal, porque un factor clave en nuestra felicidad está en el equilibrio entre trabajo y vida personal. Además, no podemos olvidar que, si el cuerpo no es capaz de relajarse y la mente no desconecta, el nivel de estrés se dispara, porque además está asociado a la falta de descanso de calidad”, comenta.

Un ejemplo de esa falta de descanso de calidad es el dato que ofrecíamos más arriba: el 74% de los trabajadores confiesa que ni siquiera consigue desconectar durante las vacaciones de verano.

Existe un sentimiento de ‘tener la obligación de responder’. Concretamente, 1 de cada 2 españoles señala que no desconecta por este motivo, mientras que el 36% afirma que su puesto de trabajo así lo requiere. A estas dos razones le seguiría la necesidad de estar al día de todo, con un 20% de las menciones. Además, solo 1 de cada 5 empleados afirma no desconectar por el que, en principio, debería ser el motivo más común: terminar asuntos pendientes que se han de resolver”, explica la directora de Comunicación y Estudios de InfoJobs.

Y la gran pregunta que queda por responder es si ese ‘estar siempre disponibles’ nos supone alguna ventaja… aunque lamentablemente parece que la respuesta es no. La compensación al trabajador, económica o de otro tipo, no es “la práctica habitual”, dice Pérez.

“Aunque hace dos años de la entrada en vigor de la Ley de control horario en España, la situación en el mercado laboral español en lo que se refiere a las conocidas ‘horas extra encubiertas’ no ha mejorado de la forma en que se esperaba. Tal como indican los resultados del Informe sobre el Control Horario y Cobro de Horas Extras de InfoJobs, la mitad de los trabajadores sigue realizando todavía horas extra que no están controladas o pagadas”.

Según los datos que aporta la experta, en lo que respecta al control horario, todavía 1 de cada 4 trabajadores (25%) señala que su compañía no registra las horas de su jornada laboral. En este sentido, los jóvenes de entre 16 y 24 años y los de edades comprendidas entre los 55 y 65 años son los que en mayor proporción indican no estar siendo sometidos a un control horario por parte de su empresa (29%).

Si se introduce en la ecuación el tema del cobro de las horas extra, las conclusiones que se extraen son interesantes, ya que las diferencias por segmento se acentúan, a nivel de edad, sexo y cargo. Así, los que se encuentran en la última etapa de su vida laboral (55-65 años) son los que en mayor proporción (61%) ven sus horas extra pagadas; mientras que, por el contrario, el 44% de los jóvenes de entre 25 y 34 años afirma que no ha recibido ninguna remuneración por parte de la compañía por las horas extra realizadas.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic