Existe un paraíso mediterráneo que lleva más de 40 años vacío. Varosha, en Chipre, durante principios de los años 60, fue uno de los lugares preferidos del turismo internacional gracias a los increíbles resorts de lujo y hoteles que en él brillaban. Estos lo convirtieron en la ‘joya’ de la dorada costa oriental de Chipre, pero actualmente, este lugar que ofreció tanto a los turistas que por allí deambulaban, es una ciudad fantasma donde hay múltiples edificios vacíos y derruidos.

Tras la invasión turca de 1974, la ciudad de Varosha quedó aislada, dando lugar a grandes zonas de edificios abandonados y en ruinas. Fue durante esta invasión cuando sus habitantes tuvieron que marcharse y huir de la guerra, lo que hizo que se convirtieran en refugiados de su propia tierra. A pesar de que los habitantes tenían el derecho a volver tras la resolución 550 del Consejo de Seguridad de la ONU, Ankara, la capital cosmopolita de Turquía, mantuvo cerrada Varosha al tratarse de un factor de presión en la isla de Chipre.

Desde el Periódico de Chipre, aseguran que la parte turcochipriota comenzó hace unos días una nueva fase en la apertura de la ciudad vallada de Varosha. Se está empezando a despejar parte del área de las principales vías dentro de la zona, como la avenida Anexartisias, sacando barriles para que la calle pudiera abrirse por completo para el reasentamiento por grecochipriotas que desean reclamar sus propiedades a través de la Comisión de Bienes Inmuebles (IPC).

La Agencia Estatal de Noticias de Chipre (CNA), informó de que se había retirado el alambre de púas y que las excavadoras y los camiones estaban realizando reparaciones en las carreteras a lo largo de la avenida que alguna vez exhibió conocidas tiendas y negocios grecochipriotas. La parte turcochipriota anunció a principios de este año que el 3,5% de Varosha, unos cinco kilómetros cuadrados, se desmilitarizaría y se abriría para asentamientos de forma experimental. “Desde hace un año, la autoproclamada República del Norte de Chipre (RTNC) ha cumplido junto a Turquía su amenaza de abrir la playa del de Varosha, en Famagusta, lo que supone un nuevo obstáculo para el diálogo de paz en la isla y otro golpe a los intentos de apaciguar los ánimos en el Mediterráneo oriental”, explica EFE.

Desde Varosha podemos poner rumbo a la antigua ciudad de Salamina donde podremos llegar en 20 minutos en coche aproximadamente. Esta antigua ciudad-estado griega en la costa este de Chipre se ubica en la desembocadura del río Pedieos a escasos 6 km al norte de la actual Famagusta. Según la tradición, el fundador de Salamina fue Teucro, hijo de Telamón, rey de la isla griega de Salamina, que no pudo regresar a casa después de la guerra de Troya porque no había logrado vengar a su hermano Ajax.

También te puedes dirigir al barrio antiguo de Ammochostos donde encontrarás multitud de tiendas turísticas y desde donde observar las murallas venecianas de la ciudad construidas en el siglo XV y la Torre de Otelo, que sirvió de inspiración a Shakespeare para escribir su conocida obra, Otelo.

Get Free Traffic