El rover Perseverance ha tenido su primer percance del año a causa de la acumulación de unas pequeñas rocas en su carrusel, provocando que el sistema de recolección de muestras se haya bloqueado y detenido.

El proceso falló durante su séptima extracción de rocas, exactamente en la transferencia del pedazo al tubo de muestras del rover que almacena los trozos y los transfiere al hardware del procesamiento que hay dentro del Perseverance. Además, los sensores detectaron que se produjo una anomalía.

El equipo de la NASA solicitó datos e imágenes adicionales para garantizar una compresión adecuada del problema, debido a que están operando a través de un conjunto de ‘soles restringidos’ en los que la latencia de los datos restringe las actividades que pueden llevar a cabo en Marte.

El hecho de recibir los datos de diagnóstico adicionales para comprender el fallo tomó alrededor de una semana. Louise Jandura, ingeniera jefe de muestras de la misión de la NASA, afirma que enviaron un comando para extraer la broca y el tubo lleno de muestras del carrusel, asimismo, llegaron a separar el brazo robótico.

En las imágenes que puedes ver en el tuit de abajo muestran que dentro del carrusel había piezas de escombros. Los científicos confiaban en que se trataba de fragmentos de la roca extraída que cayeron del tubo de muestra en el momento de la entrega, impidiendo que la brazo se asentara por completo.

A pesar del intento fallido que tuvo lugar en agosto del año pasado, la misión de recoger muestras no había tenido ningún percance. Dejando de lado el inconveniente, el rover al final consiguió extraer varias muestras de zonas del cráter Jezero -el sitio donde aterrizó el Perseverance hace casi un año-.

Los ingenieros del Perseverence todavía tienen que dar con el método exacto para extraer las muestras de forma controlada, de esta manera, podrán solventar los problemas.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic