A 73 kilómetros de Salzburgo, en el distrito montañoso de Salzkammergut, en Austria, encontramos uno de los pueblos más bonitos para descubrir en Europa. Situado a orillas de un lago, este lugar sirvió de inspiración para la película Frozen, de Disney.

Los amantes de la naturaleza tienen una cita con este mágico lugar. Desde 1997, el paisaje cultural de Hallstatt-Dachstein, está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pero lamentablemente, con el paso del tiempo y tras ser la inspiración de la película de animación, este paraje se ha masificado. La presencia de turistas a lo largo de todo el año es constante.

A raíz de conocerse la noticia, y ser el pueblo de Arendelle de ‘Frozen’ se, convirtió en uno de los lugares más ‘instagrameados’ del mundo. Desde el Diario del Viajero exponen que, “Hallstatt tiene ya seis veces más turistas per cápita que Venecia. Es un aluvión de visitas tal que los escasos 780 habitantes no pueden soportar las casi 10.000 visitas diarias”.

Entre los lugares de interés, en este pueblo puedes encontrar algunas maravillas como la mina de sal más antigua del mundo explotada durante 7.000 años. La visita no es apta para las personas que tengan claustrofobia, ya que tienes que adentrarte por un túnel muy estrecho. También puedes subir al mirador Skywalk de Hallstatt, desde donde tendrás las mejores vistas del pueblo. El precio para subir y bajar es de 18 € o también tienes la posibilidad de solo subir por 10 €.

Si eres de tanatoturismo, no puedes perderte el cementerio de esta localidad. Desde el balcón de la Iglesia Parroquial Católica Pfarrkirche, al final de la calle Gosaumühlstraße, tienes otro de los sitios en los que disfrutar de buenas vistas. A la cascada Waldbachstrub podrás llegar a través de un sendero de fácil caminata y donde contemplarás un paisaje impresionante y el sonido del agua constante. Sin olvidarnos del lago Gosau y el glaciar Dachstein, por supuesto.

Si quieres visitar este precioso pueblo tienes tres opciones:

Get Free Traffic