¿Te has imaginado alguna vez poder ir a la otra punta del mundo en el tiempo que dura un partido de fútbol? Si esta pregunta se la hiciésemos a la empresa europea Destinus su respuesta sería sí, ya que han invertido más de 25,5 millones de euros en continuar con su proyecto Jungfrau.

Así es Jungfrau

Será una aeronave hipersónica autónoma que, estiman, tendrá la capacidad de alcanzar velocidades de Mach 6 y superiores. El “hiperavión” eventualmente estará diseñado para transportar hidrógeno líquido como combustible, por lo que podría convertirse en una alternativa sostenible y más rápida a los vuelos actuales.

El Jungfrau está a mitad entre un avión y un cohete, según la compañía, puesto que realizará operaciones similares a las de un avión, pero podrá ascender y acelerar hasta superar la velocidad del sonido.

El prototipo que planean construir alcanzará alturas de hasta 60 kilómetros de distancia de la Tierra. Esto le permitirá mover la carga entre continentes en menos de dos horas. De hecho, Destinus espera que Jungfrau pueda alcanzar en un futuro una velocidad supersónica en 15 minutos y ponerse a velocidad máxima en modo crucero en 20 minutos.

Destinus informa que para acomodar el gran volumen de hidrógeno líquido, que es 14 veces más liviano que el queroseno y ocupa más del 50% del volumen interno del hiperplano, utilizarán tecnología patentada para tanques estructurales conformados, que tienen baja masa y alta resistencia. Un sistema de enfriamiento activo patentado, que utiliza hidrógeno como refrigerante que enfría las superficies exteriores calentadas del hiperplano durante el vuelo hipersónico, les permite usar acero como elemento estructural. Por su parte, el hidrógeno caliente se utiliza en el sistema de propulsión para crear empuje en el régimen de vuelo hipersónico de crucero.

Los prototipos de Jungfrau

La intención de Destinus es que el avión sirva para llevar mercancías de emergencia a cualquier punto del planeta. Con Jungfrau, podrían transportarse «isótopos con vidas medias cortas para el tratamiento del cáncer u órganos humanos».

Por ahora, la firma ha comenzado a hablar con los reguladores europeos y suizos «para preparar una nueva certificación y requisitos regulatorios para el hiperavión», dice el CEO. Así, podrán seguir probando sus prototipos en el continente para que el proyecto pueda continuar.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic