Orión ya lleva más de una semana de vuelo y no se espera que regrese a la atmósfera terrestre hasta el 11 de diciembre. Mientras tanto, la misión Artemis I continúa y la nave espacial «continúa alejándose de la Luna mientras se prepara para entrar en una órbita retrógrada distante», confirma la NASA.

La agencia espacial estadounidense espera que Orión llegue a su distancia más lejana del satélite natural de la Tierra hoy, 25 de noviembre. Según han notificado en un comunicado, la nave corrigió exitosamente su sexta trayectoria de salida ayer a las 22:52 (hora española), un paso clave para llegar tan lejos.

Este encendido de inserción es, según la NASA, el segundo y último paso necesario para impulsar a Orión a una órbita estable y permitirá que haya «un consumo mínimo de combustible mientras viaja alrededor de la Luna». La nave se ubicará a unas 50.000 millas de distancia del satélite, que equivalen a 80.467,2 kilómetros.

Desde la noche de ayer y durante 24 horas, los ingenieros están realizando una prueba de los motores del sistema de control de reacción con el objetivo de analizar el rendimiento del motor para configuraciones de propulsores estándar y no estándar. «Esta prueba proporcionará datos para informar de los procedimientos y garantizar» que dichos propulsores pueden controlar la orientación de Orión «en una configuración alternativa si hay un problema con la configuración principal».

Pérdida de las conexiones

La conexión exitosa de ayer no significa que el equipo de la NASA lo esté teniendo fácil. Horas antes de esta, el Centro de Control de Misión en el Centro Espacial Johnson de la agencia en Houston alertó de una pérdida inesperada de datos. El incidente duró 47 minutos en los que los ingenieros tuvieron que reconfigurar el enlace de comunicación entre Orión y Deep Space Network.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic