Los emuladores son siempre un éxito entre los fans de los videojuegos porque, al final, lo retro siempre llama. Y en relación a ellos, esta semana ha saltado una noticia que es cuanto menos curiosa: parece ser que las Xbox Series X y Xbox Series S, las nuevas consolas de Microsoft, pueden ejecutar juegos de la PlayStation 2, mientras que la PS5, la última generación de Sony, no puede.

¿Cómo es esto? Lo ha logrado un desarrollador -cuyo identificador es tunip3-, que ha encontrado la manera de instalar RetroArch, una famosa interfaz para varios emuladores, en las Xbox aprovechando una aparente laguna en el sistema Xbox Store de Microsoft, según informó Ars Technica inicialmente.

Gracias a esta aplicación es posible hacer que las consolas de Microsoft permitan emular el comportamiento de otras plataformas del pasado. Irónicamente, una de estas es la PlayStation 2, cuyos juegos no pueden disfrutarse en la PS5 porque la nueva consola de Sony no incluye soporte para ellos. La PlayStation 5 es retrocompatible casi al 100% con los juegos de PS4, pero no con el resto.

Generalmente, Microsoft no permite que se publiquen emuladores en la Xbox Store, aunque tampoco es la primera vez que algún emulador se cuela sin la aprobación oficial.

Según cuenta Gizmodo, Modern Vintage Gamer ha estado poniendo a prueba esta solución de emulación durante la última semana, y aunque hay fallos -como que en el modo de desarrollo las consolas no pueden usar toda su potencia y el tamaño de algunos juegos en algunas plataformas es limitado-, el rendimiento de emulación en la consola es bastante correcto.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic