Frente al litoral de la localidad de Malpica de Bergantiños, en la región coruñesa de Costa da Morte, emerge del agua un archipiélago desconocido, pero realmente impresionante. Se trata de las Islas Sisargas, una espectacular reserva natural de gran riqueza de flora y fauna.

Un enclave de gran valor ecológico

Las Islas Sisargas se ubican a tan solo una milla del Cabo de San Adrián en Malpica. Están compuestas por tres islas principales, Grande, Chica y Malante, a las que se suman varios islotes pequeños. Aunque ahora están totalmente deshabitadas, algunos restos atestiguan que estuvieron pobladas en el pasado, como la ermita de Santa Mariña, destruida en parte por los piratas en el siglo X.

Además de sus bonitos paisajes, este archipiélago posee una gran diversidad en cuanto a flora y fauna. Por ejemplo, en las islas anidan varias especies de aves, algunas de ella en peligro de extinción, como el cormorán moñudo, la gaviota tridáctila y la gaviota oscura de las Sisargas.

Un pequeño arenal y un faro de hace 100 años

Actualmente no existe ningún servicio de transporte público que organice viajes hasta las Sisargas, de modo que la única manera de llegar es con un barco privado. Pero si tenemos la posibilidad de llegar hasta las islas, no perdamos la oportunidad de explorar todos sus rincones.

Para empezar, podemos darnos un baño en la única playa del archipiélago, concretamente al este de la isla Grande. Se trata de un pequeño enclave de arenas blancas donde darnos un chapuzón en total tranquilidad.

También se puede hacer una caminata de apenas un kilómetro hasta la zona norte, donde los acantilados alcanzan los 100 metros de altura. Allí encontraremos un faro, desde donde contemplar unas vistas espectaculares de Malpica y del Cabo de San Adrián. El edificio fue construido en 1919 y desde entonces es el vigía de las embarcaciones que pasan por el lugar.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Get Free Traffic