El 16 de enero de 1605 se publicó una de las obras más importantes de la literatura española y universal: Don Quijote de la Mancha. El escritor español Miguel de Cervantes hizo famosa la historia del hidalgo don Quijote de la Mancha y de su escudero Sancho Panza, pero también los paisajes increíbles de Castilla-La Mancha y sus tan característicos molinos.

De hecho, a raíz del Quijote, hoy en día uno de los atractivos de Castilla-La Mancha es la Ruta de Don Quijote. En ella se recorren los lugares populares en el libro de Cervantes y, como no podía ser de otra manera, los molinos de viento tienen un rol protagonista.

Los ‘gigantes’ de Don Quijote se distribuyen a lo largo de toda La Mancha. Son varias las localidades que albergan estos molinos, como por ejemplo Mota del Cuervo, Herencia y Alcázar de San Juan. Pero una que destaca por encima del resto es Consuegra.

Este municipio que roza los 10.000 habitantes tiene un increíble castillo con vistas impresionantes a la llanura manchega. Sin embargo, en la imagen que queda en la retina de los visitantes aparecen siempre sus molinos de viento.

En concreto, esta localidad tiene doce molinos de viento que, además, están entre los que mejor se conservan de toda la comunidad. Se ubican sobre el Cerro Calderico, a cierta altura, ya que este era un requisito necesario para aprovechar la fuerza del viento en el siglo XIX, cuando se construyeron.

Son una parada obligada en Consuegra y fueron declarados Bien de Interés Cultural en 2008. En 20Minutos hemos tenido la oportunidad de visitarlos, tal y como se puede observar en detalle en el vídeo que abre este artículo. Recomendamos su visita y, si es posible, no perderse la puesta de sol desde la zona de los molinos.

Más allá del castillo y de los molinos, es indispensable que los turistas visiten otros edificios históricos de la localidad. Su ayuntamiento del año 1670 es una joya de histórica y arquitectónica. Este cuenta con una torre alta adherida más tarde en la que se vislumbra un reloj gigante. Por ello, es conocida como la Torre del Reloj. Otros edificios llamativos son el Palacio de San Gumersindo (siglo XX) y el edificio de Los Corredores, construido en el siglo XVII.

El trayecto en coche desde Toledo a Consuegra es de 41 minutos. Existen opciones de transporte público, pero hay pocos horarios y las conexiones dejan bastante que desear. Una vez en Consuegra, se puede ir en coche a los molinos o dejar el vehículo en el centro e ir andando durante un trayecto de 20 minutos aproximadamente.

Get Free Traffic