El navegador Firefox ha dejado de funcionar repentinamente desde esta mañana, ya que se ha producido un fallo que afecta a los usuarios de todo el mundo. Sin embargo, algunos de estos han hallado la forma de continuar con la navegación de forma temporal.

La caída se ha producido a las 9:00 horas, hora peninsular, cuando el navegador web Firefox ha dejado de funcionar de forma repentina. Las páginas ya no cargan y el programa parece haberse quedado en un bucle infinito del que no puede salir.

Ante esta situación, posiblemente, pueda notarse mayor lentitud en el resto de programas o incluso problemas para usarlos, ya que los procesos de Firefox consumen otros recursos externos.

¿Por qué se ha producido esta caída?

Firefox todavía no se ha pronunciado, por lo que no se sabe a ciencia cierta qué es lo que está ocurriendo. Sin embargo, podría estar relacionado con la última actualización de Firefox.

La versión 96 de Firefox, que se anunció esta semana, llega con algunas novedades en la retransmisión de vídeo por Internet, soluciona algunos ‘bugs’ y mayor adaptación a algunas versiones de Linux.

Esta nueva actualización ha podido introducir un nuevo ‘bug’ que impida al navegador encontrar las direcciones web que introducimos.

Por el momento, la única solución está en cerrar el programa y usar otro navegador. Es un problema que, realmente, sólo afecta a Firefox y no a nuestra conexión de Internet.

Además de cerrar el navegador debe cerrarse también el proceso de Firefox que se queda en segundo plano, al cual se accede abriendo el Administrador de Tareas. Si, a pesar de esto, seguimos teniendo problemas, habría que desactivar las extensiones o borrar el caché.

Algunos usuarios siguen en Firefox

Después de haber sufrido esta caída, algunos usuarios del navegador han recuperado el funcionamiento de Firefox.

Para ello, han desactivando el soporte de HTTP3, la última versión del protocolo cuya adopción se está extendiendo poco a poco por todos los navegadores. En el caso de Firefox, parece que la implementación tiene problemas que afectan a todo el navegador.

Es una solución temporal en la que es necesario abrir una nueva pestaña e introducir «about:config» sin las comillas. Después de aceptar los riesgos que supone, debemos introducir «network.http.http3.enabled» (sin las comillas) en el recuadro de búsqueda.

En la opción que aparecerá, pulsamos dos veces para que el valor cambie de «true» a «false». Por último, cerramos Firefox, y lo volvemos a abrir.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic