La localidad malagueña de Mijas y su entorno alberga un sinfín de lugares de interés y atractivos para el viajero. De entrada, lo obvio, una de mar y montaña: estamos en la Costa del Sol.

El término municipal se extiende desde la sierra de su nombre hasta el mar, en un paisaje de lomas y ondulaciones salpicadas de viviendas. Así, desde este pueblo de fachadas blancas, un magnifico mirador, se ven las playas de Mijas Costa y Benalmadena.

Vamos recorrer Mijas para ver, al menos, estas ocho cosas.

Con una fisonomí­a tí­pica de la época árabe, se extiende a través de la ladera de la sierra como si de un balcón se tratase, con sus casas blancas en vivo contraste con el verde de los pinos, ofreciendo una postal de gran plasticidad y de las más bellas de la costa. Dentro del pueblo existen lugares de especial interés, como el Santuario de la Virgen de la Peña, la Plaza de Toros, o el conjunto que forman la Iglesia de la Concepción, el Auditorio y los Jardines anexos.

En el litoral de Mijas destaca esta playa. Está situada en el extremo Este del término municipal. Se trata de una estrecha franja de arena y rocas en una zona poco urbanizada.

El casco antiguo se puede recorrer a pie o en los tradicionales burro-taxi, que han cumplido medio siglo sin perder un ápice de su identidad. Un paseo por Mijas en burro-taxi permite descubrir los encantos del pueblo, a mitad de camino entre la sierra y la zona costera.

Tiene unas de las mejores vistas de la localidad. Se encuentra enclavado en un promontorio rocoso conocido como el Compás. Desde aquí arriba se domina una impresionante vista de la Costa del Sol. A su lado está la Ermita Virgen de la Peña, construído en el interior de una gran roca. Es la patrona de Mijas y la imagen, tallada en madera, data del año 850.

Representa uno de los pulmones verdes de la Costa del Sol, gracias a su riqueza botánica, su fauna y sus peculiaridades geológicas. La sierra se asienta paralela a la Costa del Sol. De hecho, la separa de la comarca del Valle del Guadalhorce. Cañadas, fuentes, cerros y puertos naturales… El punto más alto es el pico Mijas (1.150 metros), pero también están el Pico del Puerto Málaga, Jabalcuza, Jarapalos y Cerro del Moro.

Este municipio, en las estribaciones de la sierra de Mijas hasta la costa, está dedicado í­ntegramente al turismo, como uno de los núcleos más importantes de la Costa del Sol occidental. Pero tiene sorpresas: por su originalidad, el Castillo de Bil-Bil, en primera lí­nea de playa; el Mariposario, uno de los más grandes de Europa (1.500 mariposas de 150 especies); y la Stupa de la Iluminación, un monumento budista de 33 metros de altura.

Si bajamos a Benalmádena nos aguarda un teleférico que une el centro urbano de Arroyo de la Miel con la cima del Monte Calamorro, a unos 700 metros de altitud. El recorrido de 3 kilómetros y 15 minutos permite, en la ascensión al monte, una visión panorámica del perfil del litoral malagueño. Desde la cima del monte se puede observar África en los días claros.

El ciclismo en Mijas es práctica habitual de muchos residentes y visitantes. Cuentan con mas de 6 kilómetros de carril bici. Para los amantes de la bicicleta de montaña, hay una amplia oferta de caminos rurales, especialmente en la Sierra de Mijas con mas de 25 pistas rurales. Está también la Senda Litoral, para peatones y ciclistas. Va desde el Puerto de la Duquesa en Manilva hasta el Balcón de Europa en Nerja uniendo los 180 kilómetros del litoral de la Costa del Sol y sus 14 municipios costeros.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Get Free Traffic