Si has decidido hacer el Camino de Santiago es importante no dejarte en casa algo que puedas necesitar. Además, por la limitación de espacio en la mochila es importante decidir qué dejar en casa y qué llevar para cargar con el equipaje justo, pero sin olvidar nada importante que pueda hacer tu Camino algo más duro.

Bastones de trekking

Serán tus compañeros de viaje durante todo el viaje. Recuerda que hay trayectos que pueden ser difíciles, por lo que unos bastones te ayudarán a reducir la carga de rodillas y tobillos, además de contribuir a marcar el ritmo de la marcha. Mejor que sean plegables, para que los puedas guardar en la mochila cuando no los necesites.

Un pequeño botiquín

Incluye en tu mochila un kit básico, con tiritas, gasas, analgésicos, toallitas higiénicas… y unos tapones para los oídos con el fin de que puedas dormir a pierna suelta en el albergue.

Recuerda que estar todo el día andando puede provocar pequeñas molestias y rozaduras, sobre todo en los pies, y que posiblemente no te libres de las temidas ampollas. Algún producto especial para curarlas evitará que te arruinen el viaje. Pero además, un buen recurso es llevarte aguja e hilo para pinchar la ampolla, dejando el hilo por fuera para que vaya drenando la herida.

Productos de higiene

Un pequeño neceser con gel, champú, desodorante y crema solar. Mejor en botes pequeños para que pesen y abulten lo mínimo. Para lavar la ropa, lo más efectivo es llevar una pastilla de jabón y algunas pinzas (o imperdibles). Aunque en los albergues suele haber lavadora, la mayoría tienen también varias pilas donde podrás lavar tu ropa a mano.

Para protegerte del sol

Hay dos elementos que si los olvidas, los echarás mucho en falta, sobre todo si haces el camino en verano: la gorra para el sol y las gafas.

Es fundamental hidratarse, y aunque a lo largo del camino irás encontrando fuentes con agua fresquita y natural, lleva contigo una botella de agua rellenable. Las de acero inoxidable, son ligeras y mantienen durante horas el agua fría.

Prendas de ropa

Un cortavientos impermeable es fundamental, no importa la época del año en la que hagas el Camino. Unas botas, zapatillas de deporte y unas chanclas. El tema del calzado es muy delicado. Cambiarse de calzado e ir intercambiándolo es recomendable para que descansen los pies. Además, no es aconsejable que estrenes el calzado porque puede causarte molestias y rozaduras.

Una toalla de microfibra, no abulta nada y se seca rápido. Con 2 mudas de prenda interior y un par de calcetines técnicos para evitar la aparición de ampollas será suficiente. Pantalones largos con cremallera, te harán la doble función y ocupan la mitad de espacio. Mete también un jersey o sudadera porque en el norte puede refrescar por las noches.

Un saco de dormir

Ligero y que pese poco, sobre todo si realizas el camino en los meses de verano. Tampoco está de más echar una esterilla, por si alguna noche te toca dormir a cielo abierto.

Una mini mochila

Un elemento muy práctico es la riñonera, para guardar los elementos que siempre debes llevar encima, como el móvil o el monedero. Y si eres de los que ha contratado un servicio de traslado de equipaje, necesitarás una pequeña mochila para llevar los objetos personales necesarios para el trayecto del día, como la documentación, tarjeta de crédito, algo de dinero en efectivo y algunas tiritas por si te surgen molestias en los pies.

Gadgets útiles para el Camino

La linterna solar es uno de los básicos, ya que no tendrás que depender de las pilas. Simpeak Linterna LED Mini portátil (11,99€).

Pulsera tipo smartband, es también un dispositivo super práctico para llevar el control de kilómetros recorridos y saber cuánto te falta para completar la etapa. Smartband “Xiaomi Band 5” (28,99€).

Y por supuesto, mete en tu mochila unos auriculares inalámbricos, son muchas horas andando y con música se lleva mejor. Auriculares Yilear Bluetooth 5.0 (16,99€).

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Get Free Traffic