La tecnología 5G no hace ni cuatro años que se lanzó y los investigadores ya están trabajando en una nueva conectividad que promete ser mucho más que la actual. Según un informe de junio de este año realizado por Global Mobile Suppliers Association, la quinta generación estaba disponible a principios de verano en 70 países, por lo que hablar del 6G antes de que el 5G se haya desplegado por todo el mundo puede parecer precipitado para algunos.

Los primeros anuncios sobre el 6G comenzaron a darse cuando el 5G todavía no había salido por parte de China, que tenían la intención de llegar al 1TB por segundo. Más tarde llegaron nuevas propuestas, como la de Corea del Sur que esperaba que su proyecto piloto se lanzase en 2026 y que su tecnología comenzase a comercializarse entre 2028 y 2030, o como la marca Huawei que estaba dispuesta a poner en órbita dos satélites para realizar pruebas del 6G.

Pero, si el 5G prometía ser tan innovador, ¿por qué los países y las empresas tecnológicas pensaban en una nueva generación cuando la otra acaba de salir o ni siquiera lo había hecho todavía? Las redes de la actual generación más potente prometen más velocidad y más capacidad para comunicaciones máquina a máquina masivas y la prestación de servicios de baja latencia y alta fiabilidad. Ahora, marcas como Huawei, Docomo, AT&T, SK Telecom, ZTE, Nokia, Samsung, Ericsson, Qualcomm, China Mobile aseguran que el 6G traerá cosas todavía más ambiciosas y de ellas vamos a hablar en este artículo.

¿Qué es el 6G?

La tecnología 6G todavía no se ha lanzado, sin embargo, su nombre 6G hace referencia a que se trata de la sexta generación de conectividad móvil y sería la sucesora del 5G. Entre medio de estas dos generaciones, los investigadores están desarrollando una conexión 5.5G o 5G+, que no llega a las exigencias que se piden al 6G, pero alcanza velocidades de 10 Gbps y se estima que saldrá en 2024.

En el caso de las redes 6G, el IMT-2020, encargado de desarrollar sistemas de telecomunicaciones móviles internacionales, afirmó que tendría una velocidad de descarga de hasta 1TB por segundo. El equipo comenzó a investigar cómo crear esta nueva generación en 2019 junto a la Unión Europea, Rusia y Estados Unidos.

Mediante esta innovación, los investigadores esperan aumentar la fiabilidad y eficiencia de la conexión de los dispositivos. Además, pretenden incorporar Inteligencia Artificial para proporcionar esa mejor conectividad.

Aplicaciones del 6G

A través de las nuevas redes inteligentes, las grandes compañías esperan optimizar las comunicaciones entre dispositivos, aumentando la precisión del traslado de información, y que consuma menos energía. Gracias a ello, la humanidad podrá trabajar en proyectos completamente innovadores que actualmente son solo conceptos futurísticos:

  • HoloPortation: serán hologramas de alta resolución que se podrán enviar por los teléfonos inteligentes, creando nuevas formas de realidad aumentada y transformando la forma de comunicarse desde la distancia actual.
  • Cirugías colaborativas a distancia con ‘cero-lag’: que no haya una alta latencia es clave si se quiere empezar a operar remotamente. El 6G salvaría vidas en el caso de emergencias en las que un cirujano no pudiese acceder al cuerpo que opere.
  • Avatares para el metaverso: Mark Zuckerberg hizo que el concepto estuviese en boca de todos y el 6G podría ayudar a crear gemelos digitales de alta resolución para que los usuarios pudiesen entrar en un mundo digital.
  • Automatización y robótica doméstica: el 6G serviría para consolidar los dispositivos IoT que cada vez están más presentes en los hogares e incluso podría ser un paso clave para el desarrollo de los vehículos autónomos, ya que harían permitirían un aprendizaje de las máquinas más extenso al actual.

España se suma a la investigación del 6G

El Ministerio de Asuntos Económicos español anunció en agosto que daría ayudas de 116 millones de euros para la investigación de redes 6G, sumándose así a la carrera de dicha tecnología. Las condiciones para acceder a dichas ayudas las detallaron en el Boletín Oficial del Estado (BOE), concretamente destinadas al desarrollo de infraestructuras de investigación y «la adquisición de equipamiento dirigido a centros de investigación públicos».

Algo destacable de la decisión de invertir en la investigación del 6G por parte de España es que llega antes de que el 5G se haya consolidado del todo en el país. Según el diario Expansión, el Gobierno lanzó una convocatoria para modernizar y adaptar las redes móviles rurales al 5G, pero no recibió ninguna oferta adecuada.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Get Free Traffic