Por logística, proximidad y economía, parece que este verano los destinos nacionales coparán nuestros viajes, en función de las medidas que se dicten todavía por el covid-19. Todo apunta a que los alojamientos rurales serán los primeros beneficiados.

Y quien escoge el turismo rural está eligiendo los pueblos de España, los miles que hay con encanto, para disfrutar de las vacaciones. Con el distanciamiento social obligado, el turismo interior se va a convertir en el preferido, porque vamos a buscar destinos sin masificar.

Hay mucho donde elegir. Porque pueblos pequeños, donde estar alejados del resto, y con atractivo hay muchos. Aquí te proponemos 9 pueblos y una ciudad (sí, Frías es una ciudad) con menos de mil habitantes para tus escapadas de este verano.

En plena Sierra de Francia, Miranda del Castañar es un pueblo amurallado que vigila la vega del río Alagón. Sus casas rústicas, construidas a partir de piedra, respiran ambiente medieval. Por su valor y belleza su casco antiguo está declarado Bien de interés Cultural.

Lo encontramos en las serranías de Gúdar y Maestrazgo. Es una localidad de gran belleza natural, con los ríos Mijares y Rubielos. Pero también arquitectónica. Rubielos de Mora cuenta con un casco urbano antiguo muy bien conservado, galardonado con el premio Europa Nostra en 1983.

Situado cerca de la frontera con Portugal, San Martín de Trevejo presenta un dibujo medieval de calles empinadas y casas de adobe, piedra de mampostería y madera. De por medio algunos riachuelos que dan más encanto al conjunto y, alargando la vista, los castaños que rodean esta bella localidad.

Este pequeño pueblo se encuentra en la comarca de la Subbética Cordobesa. Es frontera natural entre el Parque Natural de la Sierra Subbética y la campiña cordobesa. Sus calles son estrechas y sinuosas, con multitud de placitas y rincones llenos de sabor tradicional. Por algo, en 2003, fue declarado Bien de Interés Cultural en la modalidad de Conjunto Histórico-Artístico.

Bagergue es una entidad de población del municipio de Alto Arán. Se trata de un precioso pueblo de montaña perfectamente conservado. Aquí la piedra está omnipresente, dando forma y armonía al conjunto. Bagergue es el primer pueblo catalán que forma parte de la asociación de ‘Los Pueblos más Bonitos de España’.

Se encuentra en el municipio de Los Tojos, dentro del Parque Natural Saja-Besaya. Bárcena Mayor está declarado Conjunto Artístico-Histórico desde 1979. Destaca por lo tradicional de su arquitectura, con sus casas de estilo montañés (de dos plantas, con soportal, solana y cerramientos de madera), perfectamente conservadas.

Este bello pueblo oscense es parte de la Comarca de Somontano de Barbastro, en los límites con el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Estamos en el prepirineo aragonés. Alquézar se asoma desde el borde del cañón del río Vero. Su casco urbano, de sabor medieval, es conjunto Histórico-Artístico y su Colegiata de Santa María La Mayor, Monumento Nacional desde 1931. Y de guinda, el arte rupestre de las cuevas del Parque Cultural del Río Vero.

Es uno de los tres pueblos del Valle de Poqueira, en la Alpujarra granadina, que aparece en la lista de pueblos más bonitos de España. Bubión cuelga del barranco de Poqueira que desciende desde el pico Veleta de Sierra Nevada. Es Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural. Pertenece al Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada y, sin embargo, su orientación hacia el Mediterráneo hace que sus temperaturas sean suaves también en invierno.

Ubicada en la comarca de La Alcarria, Pastrana es conjunto histórico-artístico desde 1966. Es un antiguo pueblo medieval repleto de tesoros. Desde la Colegiata de la Asunción al Palacio Ducal, pasando por los conventos del Carmen y San José o sus bellas plazas, como la de la Hora o la del Deán.

Esta localidad burgalesa es una ciudad; la más pequeña de España. En plena comarca de las Merindades, Frías corona un peñasco del pico Humión, en el Parque Natural Montes Obarenes. Si nos parece un rincón de postal es sobretodo por sus casas colgadas en la roca, que desafían la ley de la gravedad. Destaca también el Castillo de los Duques de Frías, del siglo XI, encaramado a un cerro y rodeado por un foso o o el puente medieval que da entrada a la ciudad.

Get Free Traffic